Dos años de buenos resultados en vivienda y agua: Minvivienda

Compartir:
Foto: René Valenzuela (MVCT)
El ministro Jonathan Malagón destacó el impacto de los subsidios, el trabajo en agua y saneamiento básico, y la reactivación de la construcción en medio de la emergencia por el COVID- 19. Foto: René Valenzuela (MVCT)
Bogotá, D.C.

El incremento en la asignación de subsidios para vivienda de interés social (VIS), el acceso a agua potable y saneamiento básico, y la respuesta inmediata, pero responsable, a la emergencia por el COVID- 19, son algunos de los desafíos sectoriales que ha tenido el gobierno del presidente Iván Duque en sus dos años de gestión y de los cuales el ministro de Vivienda, Ciudad y Territorio, Jonathan Malagón, destacó varios resultados.

Uno de ellos está relacionado con el programa Mi Casa Ya, que ha asignado 69.386 subsidios a la cuota inicial y a la tasa de interés para la compra de VIS, en los cuales se han invertido $2,2 billones, que corresponden al 65% del total otorgado en la historia del programa desde finales del 2015, además, con una ejecución a un ritmo promedio de 96 subsidios diarios.

Consecuentes con esta dinámica, las iniciaciones de VIS aumentaron. De hecho, 170.707 unidades urbanas comenzaron obra, 109.347 en el 2019 y 19.501 entre enero y marzo de este año, lo que significa –según el Ministro– que la meta de las 520 mil iniciaciones VIS propuesta para el cuatrienio va en un 33%.

El Gobierno Nacional también impulsa el programa Casa Digna, Vida Digna, con el cual el Ministerio de Vivienda, Ciudad y Territorio ha beneficiado a 87.926 hogares en tres frentes: titulación, equipamientos sociales y mejoramientos. De esta forma, con las otras dos entidades con las que se ejecuta la iniciativa –Prosperidad Social y el Ministerio de Agricultura– se han apoyado a 290.718 hogares.

El jefe de la cartera de Vivienda también destacó el trabajo en materia de agua potable; de hecho, por primera vez 1’337.568 colombianos recibieron el servicio. Así mismo, 1’307.715 personas accedieron a soluciones de saneamiento básico, también por primera vez, lo que ha contribuido a cerrar las brechas de acceso y llegar a las zonas rurales y a las áreas urbanas de origen informal.

Igualmente, a la fecha se han terminado 188 proyectos de estos sectores que benefician a cerca de 8 millones de habitantes en 28 departamentos del país, gracias a una inversión que superó los $1,2 billones, $576 mil millones de ellos de la Nación. Incluso, también a junio, se asignaron recursos para 141 proyectos de agua potable y saneamiento por $837 mil millones, $358 mil millones de la Nación en 123 proyectos distribuidos en los 32 departamentos del país, que benefician a más de 10 millones de habitantes.

Respondiendo al COVID- 19

Pero fue en marzo, precisamente, cuando la emergencia a raíz del COVID- 19 obligó al gobierno del presidente Iván Duque a asumir otros desafíos con una estrategia de reactivación sectorial ambiciosa, de la cual forma parte el impulso a 200 mil subsidios para la compra de oferta nueva. “Cien mil serán para VIS y los otros 100 mil para adquirir inventario No VIS con un precio no mayor a $439 millones”, dijo el Ministro, quien anotó que entre 2021 y 2022 los programas de vivienda contribuirán con 0,76 puntos porcentuales (p.p.) al crecimiento anual del PIB nacional y cerca de 8 p.p. al crecimiento anual del PIB de las edificaciones.

Malagón anunció que en 2022 la meta es ocupar a cerca de 1,3 millones de personas, tanto en la construcción como en las áreas de ventas, en línea con los protocolos de bioseguridad con los cuales se ha reactivado gradualmente la cadena productiva del sector desde el pasado 27 de abril. De hecho, el subsector de edificaciones fue el primero no esencial en contar con esas medidas de prevención, contención y mitigación, que hoy tiene al 96% de los proyectos reactivados en el país.

Otra respuesta al COVID- 19 fueron las 303.123 reconexiones gratuitas al sistema de acueducto a 200 mil familias conformadas por más de un millón de personas que tenían el servicio suspendido por falta de pago; una meta que superó con creces las 200 mil planteadas inicialmente.

Incluso, también por primera vez, se crearon los subsidios directos a los acueductos rurales y comunitarios, que garantizan la operación y generan un alivio en el costo mensual para las familias. “Con este subsidio, se podrían beneficiar hasta diciembre del 2020 un potencial de más de 1.600 prestadores rurales y organizaciones comunitarias que atienden a más de 2 millones de habitantes de las zonas rurales del país”, dijo el Ministro, quien explicó que el beneficio, de $12.400 mensuales por usuario, se refleja en un descuento en la factura del servicio de acueducto.

En este entorno de emergencia –recordó Malagón–, también se han impulsado alivios financieros para los créditos de vivienda y leasing habitacional, que han apoyado 690 mil operaciones, lo mismo que la protección de los subsidios de más de 300 mil familias, que facilitó la renegociación del crédito salvando la cobertura a la tasa de interés. Igualmente, el Ministro recordó el aplazamiento en el pago de las facturas de acueducto, alcantarillado y aseo para 9,6 millones de suscriptores de todos los estratos.

Finalmente, Malagón reiteró que junto con la asignación de los 200 mil subsidios para la compra de vivienda destacados al comienzo, al 2022 la meta es que más de 3 millones de personas tengan acceso a soluciones de agua potable por primera vez y 3,2 millones a soluciones de saneamiento básico. Esto, se complementará con la habilitación de 16.000 hectáreas de suelo urbano y la financiación de dos nuevas plantas de tratamiento de aguas residuales de escala regional para las cuencas de los ríos Chinchiná y Otún-Consota, cuya inversión asciende a $240.000 millones.

Modificado el Mié, 11/11/2020 - 14:09